“Devuélveme la vida”, empezamos el año con mal pie

Después de un exitosísimo 2015 en el que se rompió record de estrenos en la historia del cine venezolano con 31 películas estrenadas y 58 galardones internacionales llega el 2016 y con él la primera película venezolana del año: Devuélveme la vida. Sin embargo, que sea la primera no quiere decir que vale la pena ir a verla.

Sinceramente, es difícil para mí hacerles una sinopsis de la película, porque el plot, la trama, la historia, no tiene ni pies ni cabeza. Son varias historias dramáticas separadas que van uniéndose, tal vez eso puede describir un poco de qué va la cosa. El eje principal de la película vuelve a ser las drogas y el bajo mundo, justo cuando los venezolanos pensábamos que ya habíamos salido de este tema. Curiosamente, esta vez no es en Venezuela. Las historias se ubican mayormente en Miami aunque también tiene escenas en Los Ángeles. Todo alrededor de una investigación policial llevada a cabo por el departamento antinarcóticos de E.E.U.U. la D.E.A.

Por las locaciones, la producción y la utilería que aparece en pantalla (Carro deportivo, helicóptero, etc.) puedo deducir que es una película con un muy buen presupuesto, pero lamentablemente muy mal utilizado. Siendo realistas el fracaso de Devuélveme la vida no es solamente por el mal uso de su presupuesto, sino el desastroso guion de Daniel Cedeño y Alain Maiki, un guion con tantos cráteres como la luna. Historias que, además de predecibles, se conectan de la manera más absurda, diálogos básicos, escenas innecesarias que no aportan nada a la historia, personajes demasiado planos y sin motivaciones reales para las acciones que llevan a cabo y otros que aparecen y desaparecen en desorden.

Lo único salvable son Chupeta (Luke Grande), el personaje más carismático y el que tiene los mejores diálogos; la actuación del pequeño Sebastián Andrade en el personaje de Tico, quien debería enseñarle una cosa o dos al resto del reparto; y el desenlace que dejó de ser malo para ser solo mediocre, este tuvo un giro muy original y bastante inesperado, pero fue muy mal realizado y muy mal expuesto, por un momento sorprende, pero después en lugar de ser épico resulta siendo ridículo. Definitivamente el por primera vez director: Alain Maiki, desperdició la buena idea que tenía.

Por si no fuera poco el desastre de guion, los otros aspectos de la película también son muy débiles: las escenas están mal iluminadas, el sonido de los diálogos se desfasa con la imagen y se ven los labios moverse a destiempo con lo que hablan, hay demasiados cortes y movimientos de cámara innecesarios, las actuaciones son pésimas, la musicalización por momentos parece de telenovela y por momentos, simplemente, no existe. Además, ni siquiera compensan los huecos argumentales o temporales con escenas de acción que valgan la pena, al contrario, la cinta dura aproximadamente hora y media pero su lento ritmo la hace sentir como una película de tres horas.

El cine venezolano empieza el 2016 con muy mal pie, pero espero que esta no sea la tendencia, tengo altísimas expectativas para nuestro cine criollo y debo confesar que quiero ver la ganadora del festival de Venecia: Desde allá, más que cualquier blockbuster anunciado para este año.

Clasificación: 1/10, no la veas ni en pintura.

César Noguera

Instagram: @criticoretirado

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s