“Amélie”: Un viaje a color por las pequeñas cosas

Hoy está de cumpleaños el director francés Jean-Pierre Jeunet y no hay mejor manera de recordarlo, que viendo (o volviendo a ver) la película que se alza como joya absoluta de su filmografía, esa en la que todo el imaginario creado por él converge y da como resultado una obra que vale la pena ver más de una vez. “Amélie” (2001), no sólo rompió récords de taquilla en Francia sino que se convirtió casi instantáneamente en un título de culto, venerado por muchos y odiado por otros pero siempre dando de qué hablar.

En “Amélie”, la voz de un narrador marca el punto de partida de una historia llena de imaginación y con una visión de la vida muy particular. En ésta, una joven de 22 años quien vivió una infancia bastante inusual, decide cambiar su vida por completo convirtiéndose en una heroína anónima, dispuesta a hacer felices a quienes la rodean con los gestos más sencillos. En el camino, Amélie Poulain encontrará el amor sin proponérselo.

La forma en la que se presenta este relato es lo que realmente marca la diferencia. En este sentido, Jean-Pierre Jeunet toma una variedad de detalles y los mezcla meticulosamente obteniendo como resultado esa sensación “mágica” que desprende “Amélie”. El uso del color es un punto clave, a través del cual, el director convierte la pantalla en un lienzo (casi literalmente) y lo llena con una fotografía cálida, plagada de tonos verdes y rojos que contrastan de manera exquisita.

A esto se suma el uso de recursos como la voz en off y el material de archivo para describir los gustos y disgustos de cada uno de los personajes, lo que dota al relato de una personalidad innegable. Pero, claro está, esta cinta no hubiese sido lo mismo sin su protagonista, y es que Audrey Tautou se adueña de la película y le da vida a Amélie, la hace creíble, la llena de gestos y de miradas genuinas.

Sin embargo, éste no es el único personaje interesante, ya que la joven parisina viene acompañada por figuras complejas y hasta contradictorias, pero capaces de ganarse la simpatía del público. Además, el ritmo viene dado por la prodigiosa banda sonora de Yann Tiersen, cuyos compases facilitan el recorrido por los escenarios más románticos de París y le ablandan el corazón a cualquiera (o casi).

“Amélie” es un viaje a color por las pequeñas cosas, un paseo por los detalles más sencillos y los sentimientos más profundos. Una historia encantadora contada de forma excepcional.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s