La hora del cine nacional

No hay que ser un experto para darse cuenta de que el 2010 ha sido un excelente año para el cine nacional. Basta saber que “Hermano”, de Marcel Rasquin, fue galardonada en el Festival de Moscú y en el Festival de Cine de Los Ángeles como mejor película y mejor película del público respectivamente, y además, que otros largometrajes como “Habana Eva” de Fina Torres, han cosechado éxitos en salas de cine nacionales y en festivales de alta talla internacional.

Pero no sólo se trata de premios internacionales. Algo está claro, y es que el venezolano parece haber decidido darle al cine nacional un bien merecido voto de confianza. Parece que ya no nos aburre ir al cine si se trata de ver una película hecha en casa, y que por el contrario, muchos se han dedicado a ver, comentar y promocionar el esfuerzo de estos realizadores venezolanos.

Es en medio de este auge, de esta especie de euforia de un público que ha aceptado y adoptado algunas piezas del cine nacional como suyas, que aparece “La hora cero”, ópera prima del venezolano Diego Velasco, cuyo fin de semana de estreno rompe el récord de taquilla de Secuestro Express con 36.056 espectadores.

Así, con las salas llenas, el éxito de “La hora cero” no se hace esperar. A muy pocos días de haberse estrenado, ya éste largometraje de acción comienza a dar de qué hablar y es considerado por críticos, medios y público en general como una de las mejores películas del año, y cabe decir, razones sobran para esta calificación.

Son muchos los puntos fuertes de esta obra, siendo uno de los más importantes su calidad visual, y es que la cinematografía fue muy bien trabajada y se complementa con una dirección bien pensada y ejecutada. Se nota a simple vista, que hay un trabajo previo y un lineamiento estético bien dictado que da como resultado una fotografía sumamente atractiva en la mayoría de las locaciones.

El color, la luz y la composición de los planos dan paso a la historia que, si bien versa del conocido tema del barrio y el sicario, aporta secuencias de acción y humor muy bien desarrolladas. No se trata de una historia memorable, pero sí de una historia bien contada y llena de emociones, donde el espectador ríe y llora, y donde la gravedad de la circunstancia es bien transmitida al público a través de la actuación y la imagen.

Los personajes están bien desarrollados y las actuaciones, en casi todos los casos, aportan carácter y credibilidad a los mismos. El equilibrio que se logra al mezclar actores noveles con caras conocidas contribuye también a crear esta atmósfera de credibilidad. Así, la presencia imponente de Zapata 666, La Parca, se mezcla con la excelente interpretación de Eric Wildpret, el doctor Cova, y nos hace creer en lo que estamos viendo.

Mención particular merecen las actuaciones de los secuaces de La Parca, quienes a pesar de su dureza y de su condición de criminales aportan una nota divertida a la historia. Sólo en el caso del conocido Laureano Olivares, El buitre, no se logra del todo esta naturalidad que tienen el resto de los intérpretes de este grupo.

Por su parte Marisa Román, Verónica, presenta un personaje mucho más complejo que los que interpreta normalmente pero, aunque está bien llevado sigue pareciéndose mucho al resto de sus interpretaciones. Ana María Simon, Margaret, igualmente sigue manteniendo la misma línea de actuaciones anteriores. Finalmente, Albi de Abreu, Jesús, sí logra variar un poco el concepto que se maneja de sí mismo y, ayudado tal vez por el cambio en su apariencia, logra desarrollar bien su personaje a pesar de ser secundario.

Esta es una película de acción y como tal, presenta secuencias de este género muy bien desarrolladas, las cuales, son complementadas por el excelente trabajo realizado en edición y montaje, así como por una serie de efectos especiales que si bien no son espectaculares le aportan veracidad a las diferentes situaciones.

“La hora cero” presenta casi dos horas de ficción, bien mezclada con la realidad venezolana. Una película que representa dignamente el auge de la cinematografía nacional en este fructuoso 2010. Una obra con calidad de exportación en la que la técnica y el desarrollo del guión finalmente forman un todo sin costuras.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s